Registro de dominio en 5 pasos

No pierdas más tiempo

Hazte cargo del registro de dominio para tu sitio por tu cuenta en cinco sencillos pasos y olvídate de complicaciones innecesarias.

Empezar un negocio o proyecto en línea es quizás una de las experiencias más emocionantes e increíbles que hay. Esa sensación de ilusión de todo lo que podría llegar a significar el proyecto y la adrenalina de tenerlo vivo en seguida es normal. Pero primero que nada deberás tener un dominio, que es una de las piezas centrales para cualquier proyecto. No te preocupes: registrar un dominio es un proceso muy sencillo.

Cómo hacer el registro de dominio en 5 pasos

¡Sin miedo al éxito! Ten a la mano toda la información sobre tu negocio y los planes que tienes para ella.

Uno: la gran idea

Probablemente suene muy tonto, pero planear como tal el nombre de tu dominio es crucial. Si estás en la fase en la que sabes exactamente qué servicio o producto comercializar, pero no tienes desarrollada tu marca, date un tiempo para desarrollarla a profundidad.

El nombre de tu marca tiene que ser único y reflejar una misión y visión que estará llevando tu empresa día con día. Cuando tengas un par de ideas, busca si está disponible ese nombre de marca no sólo como dominio, sino en todas las redes sociales en las que crees que tu empresa pueda tener actividad.

Puedes arrepentirte si algunos meses después alguien te gana el perfil de tu empresa por pensar que no era momento de abrir una cuenta en esa red. Planea a futuro y evita dolores de cabeza.

Dos: decide el tipo de dominio que estarás registrando

Una vez que tengas claro cuál es el nombre de tu empresa es momento de pensar a mediano plazo y decidir cómo quieres que tu empresa sea vista a nivel web. Un top level domain o, como lo conocemos en español, dominio de nivel superior. Normalmente impacta en cómo tu sitio puede posicionarse en los resultados de búsqueda de Google.

Si decides que tu operación puede ser local puedes optar por un .com, .mx o .com.pe. Si planeas que tu sitio sea accesible a nivel regional, o inclusive global, te puede convenir adoptar un .com, aunque toma en cuenta que posicionarte tomará un esfuerzo y estrategia SEO distintos.

Puedes checar todas las opciones que tienes disponibles de Top Level Domain en el sitio de la ICANN, la autoridad a nivel global para todo lo que tiene que ver con dominios.

Tres: planea el plazo de compra de tu dominio

Ya con nombre y tipo de dominio decididos es momento de acercarte a los diferentes proveedores de sitios de dominio para hacer la compra. En el mismo sitio de la ICANN puedes ver una lista completa de las empresas autorizadas para vender y registrar dominios a nivel internacional, que puedes consultar de manera gratuita.

Antes de hacer cualquier compra, asegúrate que la empresa con la que lo vas a hacer esté en este listado para evitar futuros problemas. Después de escoger una empresa, asegúrate de leer las letras pequeñas y averiguar detalles, como a nombre de quién quedará el dominio una vez registrado, el plazo mínimo y máximo para contratarlo, cómo funciona la renovación del mismo y si puedes contratarlo por separado o junto con una solución de hosting.

Cuatro: agrega un servicio de hosting

El dominio por sí sólo no servirá de mucho si no cuentas con un plan de hosting. Velo como si tuvieras una dirección de un domicilio en la vida real: el nombre de la calle y número van en relación con un local comercial, edificio o casa. Lo mismo pasa en internet.

Tu dominio deberá ir emparejado con un servicio de hosting que te permitirá almacenar tu página web y así poder ser visible para tus clientes cuando naveguen. Muchos de los proveedores de servicio de hosting suelen vender tanto dominio como hosting en un mismo paquete.

Analiza si esta opción te conviene o prefieres comprar ambas cosas por separado. En caso de que cuentes con tu dominio en otro servicio adicional de hosting, ellos también podrán apoyarte para hacer el traslado del mismo para que esté en el nuevo servicio.

Cinco: redirecciona los DNS para llevar tu sitio a la vida

El paso final es hacer que ese dominio y sitio web cobren vida haciendo a través de la redirección de DNS. Esto lo podrás hacer directamente en el panel de tu servicio de hosting, siguiendo las sencillas instrucciones que te proporcionará la compañía de hosting. Este último paso hace que el sitio web, que ya está hospedado, se enlace al dominio y responda cuando alguien quiera cargar la página web.

El obtener un dominio para impulsar tu negocio es un procedimiento sencillo que da pie para que puedas darle a tu empresa una mejor presencia en línea. Recuerda tomar el tiempo necesario para hacer una planeación correcta a nivel branding que puedas reflejar en el nombre de dominio y así asegurar que tu presencia de marca digital crezca con pasos seguros.

Ángel Torres Tagle
Egresado de la Facultad de Arte y Diseño de la UNAM, ha trabajado en diferentes empresas multinacionales donde se ha desarrollado como mercadólogo digital. Cuenta con más de 7 años de experiencia en el ramo y en varios proyectos nacionales e internacionales relativos a desarrollo de estrategias digitales en compra, análisis de medios, crecimiento de redes sociales y emprendimiento de proyectos web para México y Latinoamérica. Actualmente trabaja como Director de Abyx Gaming, un portal especializado en gaming para millenials.