Cómo crear un correo corporativo de manera simple

Es más sencillo de lo que parece

En caso de que no sepas cómo crear un correo corporativo, hay una gran oportunidad por delante: podrás definir tu identidad y visibilidad de marca.

No importa si tu negocio es completamente nuevo o lleva circulando algunos años, siempre hay aspectos que puedes mejorar para hacerlo más eficiente y rentable.

Tal vez, lo primero que te venga a la mente sea “yo no soy una de esas grandes empresas transnacionales, no necesito un correo de ese estilo” o “mi correo gratuito ya me ha traído clientes, no veo por qué debería cambiarlo”.

El dejar de lado estos tabúes y pensar en cómo la gente ve tu marca es un cambio de paradigma importante para hacer crecer tu negocio. Puedes crear un correo corporativo de manera simple y así empezar a fortalecer la imagen de tu empresa rápidamente.

Cómo crear un correo corporativo en 5 pasos

1. Crea tu dominio y obtén un plan de hosting

En caso de que aún no tengas en operación tu página web, es momento para crearla ahora mismo.

Conseguir el dominio y su respectivo plan de hosting es algo que toma tan solo unos minutos y que puedes hacer rápidamente con tan solo tener la idea clara de cuál es el nombre que quieres colocarle a tu página web.

Si no sabes qué plan contratar por ahora, puedes empezar con el más básico y, cuando lo necesites, puedes escalarlo sin ningún problema con ayuda del soporte técnico del hosting.

2. Crea la cuenta de correo

Ahora comenzamos con la migración de tu cuenta gratuita a la corporativa. El primer paso es acceder al panel de control con los datos que te dé tu servicio de hosting y, enseguida, asignar un nombre para tu cuenta de correo nueva que tenga relación con la anterior.

Si hay clientes que no han sido contactados en un tiempo, es probable que si cambias por completo el nombre de correo, por ejemplo, de Carmen@gmail.com a marketing@tuempresa.com, causes un pequeño cortocircuito y generes desconfianza en caso de que no tengan muy presente el nombre de tu negocio.

Trata de ser consistente en el cambio para evitar que haya la menor cantidad de malas impresiones posibles.

Dentro de las opciones para crear la cuenta, además podrás poner el tamaño del buzón de correo a donde estarán llegando los mensajes para evitar que se sature rápidamente y darles prioridad a las cuentas que más lo utilicen.

Si necesitas hacer más de un correo para el resto de tus empleados, nada más repite los pasos que hiciste anteriormente.

3. Redirecciona los mensajes de tu correo viejo al nuevo

Nadie quiere perder tiempo revisando dos cuentas de correo al mismo tiempo, pero es esencial que todo lo que llegue a tu correo anterior esté bajo tu radar y no lo pierdas de vista, ya que pueden ser oportunidades de negocio o clientes que necesitan seguimiento.

Hay una manera fácil de hacer esto en cualquier servicio de correo, y es mediante un redireccionamiento. Los pasos pueden variar obviamente de servicio a servicio, pero básicamente lo que harás será indicarle a tu correo viejo que mande todos los correos que lleguen a la nueva dirección.

Puedes encontrar esta opción probablemente en el menú de opciones o configuración y el cambio quedará hecho de inmediato, así solo tendrás que lidiar con una sola cuenta.

4. Configura el cliente de correo

Ahora que tenemos toda la información en la cuenta nueva, el siguiente paso es poder usar el correo corporativo para enviar correos.

Lo puedes hacer desde el propio panel de control a través de una aplicación llamada webmail, aunque esta no es la opción más amigable de todas.

Dentro de la opción de correo del panel de control busca una opción que mencione cómo configurar el cliente de correo, son instrucciones para que puedas operar tu cuenta desde cualquier programa que prefieras, incluyendo servicios gratuitos de correo como Gmail.

Si cuenta con la opción de descargar la configuración, sólo da clic ahí y sigue las instrucciones. En caso de que no esté disponible, tendrás que hacerlo de manera manual ingresando los valores que vienen especificados en esa sección.

Si este paso se te complica, no dudes en pedir soporte técnico para que te ayuden con la configuración.

5. Notifica a tus clientes desde tu correo viejo

Ya con todo listo, es momento de avisar a tus contactos que esta dirección ya no es la que estarás usando diariamente.

Puedes hacerlo de dos maneras muy sencillas: la primera es enviando un correo a todos los contactos de tu lista y mencionando cuál es la nueva dirección de correo electrónico a la que te pueden contactar.

La segunda es crear una respuesta automática para que, en cuanto llegue un correo de cualquier dirección, responda inmediatamente con algún mensaje que definas.

Procura no borrar la cuenta vieja hasta que veas que ya no recibes correos por cierto tiempo, ya que muchos clientes pueden no checar tan frecuentemente su bandeja y quizás no estén al tanto del movimiento que hiciste.

Dejar de usar una cuenta de correo gratuita ataca un problema fundamental: negarle a tu empresa tener aún más potencial de negocio.

Un correo corporativo en tu propio dominio te dará mayor presencia y reconocimiento, haciendo que tu empresa instantáneamente tenga un mejor reconocimiento de marca y sea más profesional.

Ángel Torres Tagle
Egresado de la Facultad de Arte y Diseño de la UNAM, ha trabajado en diferentes empresas multinacionales donde se ha desarrollado como mercadólogo digital. Cuenta con más de 7 años de experiencia en el ramo y en varios proyectos nacionales e internacionales relativos a desarrollo de estrategias digitales en compra, análisis de medios, crecimiento de redes sociales y emprendimiento de proyectos web para México y Latinoamérica. Actualmente trabaja como Director de Abyx Gaming, un portal especializado en gaming para millenials.