3 consejos para el diseño de la interfaz de usuario

No cometas los errores de siempre

Quizá no lo sepas, pero el diseño de la interfaz de usuario en un sitio web es tan importante como los colores que eliges. ¡Sé un máster con estos consejos!

Un sitio web es mucho más que un grupo de páginas conectadas por enlaces: es un diseño de interfaz de usuario, un espacio donde diferentes cosas, en este caso una persona y la presencia de una compañía o de un cliente en internet, se encuentran, se comunican y se afectan entre sí.

Que la interacción crea una experiencia para el visitante, sí. Como diseñador es tu trabajo asegurarte que la usabilidad y esa sensación de conformidad sea tan buena, que el cliente se vuelva fiel a tu marca. La clave para eso es pensar en tu usuario primero, y siempre.

¿Qué es el diseño de la interfaz de usuario?

Aunque el diseño web es una disciplina relativamente nueva debe mucho al estudio científico de la interacción hombre-computadora. Estas tres directrices prácticas, directamente tomadas de varias investigaciones al respecto, te ayudarán a centrarte en los usuarios durante la creación de la plataforma digital.

Antes de abordar las directrices debes entender que el diseño de interfaz de usuario, que se centra en la creación de la funcionalidad de las interfaces, es un subconjunto de factores que pone en el panorama más amplio toda la experiencia de usabilidad, no sólo la construcción y vista de la plataforma digital.

Uno

Por encima de todo tienes que saber quiénes son tus usuarios, por dentro y por fuera. Eso significa conocer todos los datos demográficos que una aplicación analítica puede extraer. Pero lo que es más importante es saber lo que necesitan y lo que les impide alcanzar sus metas.

Llegar a ese nivel de empatía requiere más que un análisis cuidadoso de las estadísticas. Requiere conocer a las personas que usan tu sitio web. Significa hablar con ellos cara a cara, verlos usar tu producto (y tal vez otros) y hacerles preguntas que van más allá de “¿Qué piensas de este diseño?”.

Puedes preguntarles lo siguiente:

  • ¿Cuáles son sus objetivos?
  • ¿Qué obstaculiza el logro de ellos?
  • ¿Cómo puede un sitio web ayudarles a superar esos desafíos?

Nunca dejes de averiguar lo que tus usuarios quieren. Cava más profundo y descubre lo que necesitan. Después de todo, los deseos son sólo brotes de necesidades.

Si puedes dirigirte a una necesidad profunda del usuario cumples con los requisitos más fundamentales. Las ideas que descubrirás al analizar los datos y hablar con los usuarios te darán información para cada decisión que tomes: desde cómo la gente utiliza tu interfaz hasta qué tipo de contenido resaltarás en la misma

Dos

Define cómo las personas van a usar tu interfaz. Antes de diseñar debes definir la usabilidad. Con la creciente prevalencia de dispositivos basados en una pantalla táctil es una preocupación más importante de lo que podrías pensar. Basta con mirar a Tinder: la experiencia de usuario de la aplicación se define literalmente por la facilidad y la impulsividad de un simple toque.
La gente usa sitios web y aplicaciones de dos maneras: directamente (interactuando con un elemento del producto) e indirectamente (interactuando con un elemento externo al producto)

Algunos ejemplos de interacciones directas son el pulsar un botón, pasar una tarjeta, arrastrar y soltar un elemento con la yema del dedo, entre otras. Los de interacciones indirectas son señalar y hacer clic con el ratón, usar comandos/atajos de teclas, escribir en un campo de formulario o dibujar en una tableta Wacom.

Quiénes son tus usuarios y qué dispositivos utilizan debe ser una condicionante para tomar una decisión. Si estás diseñando para personas de la tercera edad u otros con destreza manual limitada, no desearías apoyarte en el deslizamiento. Si estás diseñando para escritores o codificadores, que principalmente interactúan con aplicaciones a través del teclado, querrás apoyar todos los atajos de teclado comunes para minimizar el tiempo de trabajo con el ratón.

Tres

Establece expectativas. Muchas interacciones con un sitio o una aplicación tienen consecuencias: hacer clic en un botón puede significar gastar dinero, borrar un sitio web o hacer un comentario despectivo. En cualquier momento hay consecuencias y también hay ansiedad.

Así que asegúrate de informar a los usuarios de lo que sucederá después de hacer clic en ese botón. Puedes hacer esto a través de diseño o copia.

Puedes establecer expectativas con el diseño al resaltar el botón que corresponde a la acción deseada, utilizar un símbolo ampliamente comprendido (como una papelera para un botón de borrado, un signo más para añadir algo o una lupa para la búsqueda) en combinación con una copia.

Estas son algunas de las recomendaciones básicas que debes tomar en cuenta al crear un diseño de la interfaz de usuario, si lo que buscas es una buena experiencia que haga que tus potenciales clientes se queden en tu sitio web y no te cambien por la competencia.

Nunca olvides que una mala decisión de diseño puede afectar la usabilidad que puede poner en riesgo tu operabilidad y con ello perder la inversión que hayas realizado para tener tu propia plataforma digital en la red de redes.

Fernando Paul Lara Galicia
Fernando Paul Lara Galicia es Jefe de Información y Columnista en la sección Dinero de Excélsior, y Editor de Tecnología para Grupo Imagen. También es conductor de Dinero y HackerTV en ExcélsiorTV. Colabora en Enfoque Financiero con Alicia Salgado, 100.1 FM. Es egresado de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Colectiva por la ENEP Acatlán, UNAM.